¿De verdad has encontrado el TESORO?

Creo que en líneas generales y, siendo muy sincera, tengo que decir que NO.

El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra…, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo”.

Es cierto que hay veces en nuestras vidas, en que nos encontramos  bien, alegres, entusiasmados con una charla, un retiro, una convivencia… Salimos… salimos  ¡¡A DARLO TODO!!…  Dispuestos a LO QUE DIOS NOS PIDA.  ¡¡Y A HACERLO CON ALEGRÍA!!

  • Hay que ir a misa a diario… ¡¡SE VA!!
  • Hay que rezar cada mañana… ¡¡POR SUPUESTO!!
  • Hay que hacer voluntariado… ¡¡SE HACE!!
  • Incluso… incluso… puedo plantearme ¡¡ALGO MÁS!! ¿ Y si…. Y si… Y si Dios me está pidiendo… y si quiere que le entregue mi vida, toda mi vida… podría ser… porque estoy tan bien con Él…?

Sin embargo, generalmente, esto es solo un “estado de ánimo” y ahora… ahora… estamos cansados, han cambiado al párroco y éste… éste no me llena tanto.  Además  los ratos de oración… se me hacen cuesta arriba.

  • ¿Ir a misa?… Tengo miles de cosas que hacer, hoy me es sinceramente imposible.
  • ¿Rezar cada mañana?… Estoy tannnnnn cansada.
  • ¿Hacer voluntariado?… La vida no me da.
  • ¡¡¿¿ALGO MÁS??!! La entrega de TODA MI VIDA… definitivamente eso ¡¡no es para mí!!

emotionheader.jpg

Parece que… parece que el TESORO… NO ES TAN TESORO A FIN DE CUENTAS, si depende de un “estado de ánimo”, de “una charla”, de “qué me pasa”… Si me cuesta tanto tanto ese “Darte lo que tengo” y si, cuando lo hago… casi con cuentagotas, lo hago “sin alegría”.

Este es el último #BuscándoTe de este curso y quiero pedirte-me que aproveches estos días de descanso para pensar en TU TESORO… Y EN LO QUE, REALMENTE, ESTÁS DISPUESTA/O A HACER POR ÉL. ¡¡LO MERECE TODO!!

¡¡FELIZ VERANO!!

 

http://www.buscoalgomas.com

@buscoalgomas

¡Qué no te engañe!

Seamos sinceros… ¿Cuántas veces has pensado “será éste mi camino o será imaginación mía”?

¡Qué no te engañe! “mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó…” así nos dice hoy el evangelio.

IMG-20170721-WA0003Separa el trigo de la cizaña. En tu búsqueda sobre el sentido de tu vida, el Señor ha ido sembrando “buen trigo” ha puesto en tu corazón el deseo de entregarte en un lugar concreto a los demás… pero el “Enemigo sembró cizaña” y es el que te hace dudar, el que te hace dar vueltas y vueltas. No hagas caso, no dejes que la cizaña ahogue en ti esos deseos de hacer la voluntad de Dios.

Hoy Jesús te invita a discernir. Una decisión tomada a la ligera puede echar por tierra proyectos cargados de vida. No tengas miedo, la duda es normal, párate un poco estos días, reflexiona, ora y decide… te aseguro que así acertarás.

Madre Elena Herrera de San José.

Madres de los Desamparados y San José de la Montaña.

@quierosermd
@elenahcmd

5 PAUTAS para hacer senderismo  

 

En estos tiempos veraniegos en que cada uno nos tomamos unos días de vacaciones, nos acercamos a la naturaleza con otra mirada,  nuestras relaciones son más serenas y nuestras palabras más auténticas, Jesús, que dice y hace, que hace y dice,  nos da pautas para disfrutar de una buena ruta de senderismo.

ac0b4870-8117-4bbb-8774-30cbb075ad94

  1. Salió Jesús de casa”. Sal de tu casa. Abre caminos nuevos, inexplorados, superando miedos e inercias, SAL DE TU ZONA DE CONFORT, soplan aires de cambio.
  2. Se sentó”. Siéntate, haz silencio, establece relaciones de intimidad. Comparte el pan, el vino y la palabra. No tengas prisa. Celebra el encuentro.
  3. “Les habló mucho rato”. Habla, haz de tu propia vida testimonio compartido, que genere seguimiento. Confiesa tu fe, ejerce un liderazgo de servicio, que construya familia, comunidad de vida desde un hondo sentido eclesial.
  4. “Salió el sembrador a sembrar”. Ten visión profética, discierne, adelanta las consecuencias de tus decisiones, de las acciones que realizas. Pregúntate ¿qué pasará si…..? ¿dónde tengo que invertir mis fuerzas? ¿cuáles son mis preocupaciones y mis ocupaciones?
  5. “El que tenga oídos que oiga”, Escucha, el que ama sabe escuchar. Es un arte que requiere atención, interés y motivación. Presta atención no te pierdas una palabra, un silencio, un gesto. Haz que los te rodean se sientan valiosos e importantes.

 

“Cuando presentimos o experimentamos que alguien se arriesga a entrar en nuestros problemas, nos ayuda a verbalizarlos y acompaña nuestra narración sin anticiparse, sin empeñarse en adivinar, frenar o alterar nuestra experiencia, estamos siendo visitados, aunque no nos demos cuenta de ello por la presencia maternal de Jesús, que no quiere dejarnos huérfanos” (M. Marroquin)

 

¡Buena ruta!

 

Manoli Alcaide

Religiosa de la Presentación de María

Centro La Pietà

 

¿Le conoces?

Jesús inicia su oración con el reconocimiento de su filiación divina: “Yo te bendigo Padre…”. Él es el Hijo. Sólo el “Hijo” conoce verdaderamente al Padre. Lo hemos experimentado multitud de veces en nuestras relaciones humanas: el conocimiento entre las personas comporta comunión, un vínculo interior, más o menos profundo, entre ambas. En toda su oración, Jesús muestra que el verdadero conocimiento de Dios presupone comunión con él.

Y después manifiesta que Dios es «Señor del cielo y de la tierra». Nos recuerda la narración bíblica de la historia de amor de Dios por el hombre, que comienza con el acto de la creación. Jesús se inserta en esta historia de amor, es su cumbre y su plenitud. En él se nos abre nuevamente la posibilidad de acceder a Dios.

jim_caviezelEl Padre revela sus misterios a quien tiene un corazón sencillo. En la lógica terrena, hubiera escogido a cultos y poderosos para evangelizar. Dios escoge a los pequeños, a los sencillos. ¿Qué significa «ser pequeños», sencillos? Es la pureza del corazón la que permite reconocer el rostro de Dios en Jesucristo; es tener un corazón sencillo como el de los niños, sin la presunción de quien se cierra en sí mismo, pensando que no tiene necesidad de nadie, ni siquiera de Dios. Debemos reconocer que no somos autosuficientes, necesitamos de Dios, necesitamos encontrarlo, escucharlo, hablarle.

«Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré.» Cuántas veces hemos ido a Jesús angustiados, ahogados en nuestros conflictos internos, en nuestro egoísmo. Y sabemos que Jesús nos mira siempre con ternura. Nuestro agobio va desapareciendo. También hoy esa mirada de Jesús se posa sobre tanta gente oprimida por condiciones de vida difíciles y también desprovista de puntos de referencia válidos para encontrar un sentido y una meta a la existencia.

Jesús promete que dará a todos «descanso», pero pone una condición: «Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón». El «yugo» de Cristo es la ley del amor, es su mandamiento, que ha dejado a sus discípulos. El verdadero remedio para todas nuestras heridas es una regla de vida basada en el amor fraterno, que tiene su fuente en el amor de Dios. Por esto es necesario abandonar el camino de la soberbia, de la violencia utilizada para ganar posiciones de poder, para asegurarse el éxito a toda costa. Pero sobre todo en las relaciones humanas, el respeto, el amor, el compartir, el ayudar a los demás, nos devolverá la auténtica paz de corazón.

Sor Mª Trinidad Cabrero, m.j.

Monasterio de Santa Maria de Refet

 

El AMOR siempre pide más

Jesús no quiere medias tintas. Su llamada es radical y lo pide todo. Sólo Él puede pedirte todo porque te lo da todo.

Hoy el Evangelio nos habla de este más. ¿también tu quieres más? Más vida, más amor, más libertad, más alegría,… “todos queremos más”. El más del Evangelio nos adentra en una lógica distinta: perder para ganar, renunciar para tener, desvivirse para vivir en plenitud.

frases-de-amor-bonitas-y-originales-para-enamorar-y-conquistarDeja que hoy Jesús te pregunte por ese más en tu vida, en tus relaciones. Deja que te llame por tu nombre y te pregunte ¿me quieres más que…?¿Crees que eres más cuando….?¿más feliz si vives para ti, si no entregas tu vida y la guardas por miedo? ¿alguna vez has podido experimentar que “yo soy lo más que te ha podido pasar en la vida ” “El más ”?

Jesús reclama tu amor y te pide que confíes, que le sigas, que tomes tu Cruz, y vayas con Él. Sólo un amor como el Suyo es digno de fe, de confianza. Sólo un amor como el Suyo puede ensanchar el corazón, hacerlo latir con toda su fuerza, y darle alas para amar más y más….Estamos hechos para el Amor y la medida es Él.

Amándole o mejor dejándonos amar por Él, no solo no perdemos todo sino que lo ganamos todo: padres, hermanos, hijos, amigos, y cien veces más…¿te atreves a sentirlo? Solo quien se lanza a vivir un amor así puede experimentarlo.

Jesus hoy quiere más de ti, quiere amarte más. ¿Estás ispuesto? Él quiere ser tu amigo, estar contigo. Quiere que seas de los suyos para que donde estés tu también este Él contigo y a donde vayas lleves Su Presencia.

Nada ni nada es tan importante como Su Amor. Nada ni nadie te puede amar como Él . No te conformes con menos ¡despierta tus deseos! ¡estas llamado a más! Si quieres más en tu vida, no te conformes con menos.

Inma Soler

Auxiliares del Buen Pastor (Villa Teresita) 

Valemos MÁS.

Dios nos invita hoy a no tener miedo a los que matan el cuerpo pero no pueden matar la vida que llevamos dentro.

ÉL ES LA VIDA que andamos buscando… es plenitud que nos da fuerza para acoger la tentación de la autosuficiencia y vencer las oscuridades con la luz que nos regala.

pajaro-posandose-mano-300x200Nos dice que gritemos con valentía lo que Él nos susurra bajito en la oscuridad… que gritemos Su palabra y contagiemos la experiencia de un Dios cercano que nos hace fuertes si le damos espacio.

No tengamos miedo de ser frágiles y pequeñitos… no tengamos miedo de buscarle por nuestros caminos a veces torcidos y tortuosos.

Nosotros valemos más que los pajarillos que Él cuida con tanto amor; eso es fiarse de la Providencia.

San Luis Guanella decía:” Dios te mira con amor, mejor que un padre que cuenta los latidos del corazón del hijo mientras duerme”… pues fiémonos de un Padre así.

Sor Luisa @guanelianasC

Guanelianas (Hijas de Santa María de la Providencia)

 

Jesús es Nuestro Alimento de Vida

¡Hoy es una fiesta para nosotros —los cristianos— solemne! Todo nos recuerda a alimento, a pan, a bebida, a verdadera comida. Jesús está presente, real, en la Eucaristía y quiere recorrer las calles de nuestras ciudades y de nuestros pueblecitos. Así es Jesús… Es el símbolo del amor. Desde siempre Él ha sido maná, comida; ya desde el pueblo de Israel, el pueblo elegido les alimentaba con el maná, y a la hora de irse nos deja el símbolo del pan y vino como alimento suyo, el signo, el símbolo de la unidad. Este es el pan que nos va a unir. Él quiere comulgar con nuestra vida, Él quiere comulgar con nosotros e instituye la Eucaristía. Hoy es el día de la caridad, el día del amor.

¡Venid y adoremos al Señor real y presente!

corpus-christi-3.jpg

Jesús se nos manifiesta como nuestra vida y nuestro alimento porque claramente nos dice que si comemos su carne y bebemos su sangre tendremos vida eterna; que Él habita en nosotros porque es nuestro alimento. Nos invita a pensar cómo comemos su pan, qué hacemos del Sacramento que continuamente se nos da. ¡La gran fiesta, el gran banquete del amor! Sacramento de la Eucaristía, Sacramento del amor. ¿Qué hago con mis comuniones? ¿Qué hago en la fracción del pan? ¿Cómo comparto el pan para los demás? Corpus Christi, pan del cuerpo de Cristo. Día de la fraternidad, día del amor.

Hoy, cuando se pasee, cuando se exponga por las calles, ¡Loado sea mi Señor! Y con mi corazón, con mi amor, extenderé mi alfombra de flores de cariño y llenaré todo el camino, regaré de actos de amor.

Querido amigo, escuchemos a Jesús: “Soy tu pan y el pan que Yo te doy te va a saciar. Te aseguro que si no comes de mi carne y bebes de mi sangre, vas a ser infeliz, tu vida va a ser estéril. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”. Gracias, Señor.

¡Cantemos al Señor!

¡Cantemos al Amor de los amores, porque Él es nuestro Dios y nuestro Rey!

 ¡Santísimo Sacramento, te adoramos y te bendecimos porque estás real y presente en mi vida!

Cantemos con nuestro corazón todo lo que sepamos y digamos esa oración tan bonita: “Tomad, Señor, y recibid toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y mi voluntad. Todo es tuyo, todo es vuestro”.

 

Francisca Sierra Gómez

                       __________________________________________

                       Celadora del Reinado del Corazón de Jesús

EL PUNTO DONDE CONFLUYEN AMOR, BONDAD Y BELLEZA

No deja de ser una osadía hablar de la realidad que nos crea, nos configura, nos envuelve, nos precede y nos sobrepasa y no obstante, nos es más íntima que nuestra propia intimidad: Dios Trinidad. Por eso, obviando la filosofía, incluso la teología, tratamos de adentrarnos en ella por la vía de la experiencia, del encuentro y la amistad revelados por y en Jesús. Él nos ha hablado de familia, de Padre, de Hijo y del Amor que fluye entre ambos: el Espíritu Santo.

Este Dios trino y uno forma una familia plural y única caracterizada por tener un mismo pensar, un idéntico sentir y un único proyecto: engendrar “vida en abundancia”; por eso crea y genera orden en el caos y luz en la oscuridad. Se empeña en que todo esté bien hecho y orientado al bien común. La Trinidad es AMOR creativo, entregado, dinamizador:

Trinidad Fano.jpgEl Padre saca vida donde no la hay (Cf. Gn 1,1-30), Nos crea a su imagen y nos confiere la inmensa dignidad de hacernos sus hijos. Llevamos el amor en nuestro ADN, pues Dios es amor y el amor de él procede”(Cf 1Jn 4,8). Un amor expresado en acogida, compasión, ternura,  cuidado, pacificación, dicha, sin límites. Su generosidad llega al extremo de entregarnos lo que más quiere, su Hijo, para que nadie se pierda (Jn 3,16).

El Hijo en obediencia al Padre y siguiendo las directrices del Espíritu se da a sí mismo en su persona y en su vida entregada por amor hasta el extremo. Renuncia a cualquier otra opción para establecer un vínculo familiar con la humanidad (“mi familia son los que hacen la voluntad de mi padre” Mt 12,48-49). Lo expresó desde el instante mismo de su entrada en el mundo (“aquí vengo, para hacer, oh Dios, tu voluntad” Heb 10,7.9) y lo cumplió con creces: hasta la muerte de cruz. Padre e Hijo no son dos sino UNO (“el que me ve a mí, ve al Padre, porque el Padre vive en mí y es él quien realiza en mí su obra; creedme, yo estoy en el Padre y el Padre en mi” Jn 14,9.10.11).

El Espíritu Santo, corriente amorosa entre el Padre y el Hijo, es guía que pone saber y sabor a la vida, acompaña nuestros procesos para seguir dando vida y hace posible que tengamos  un amor diligente a Dios, junto al temor de ofenderlo; nos infunde fortaleza para ser audaces y perseverantes en el bien; nos ayuda a descubrir y comprender el camino hacia Dios en su Palabra y en nuestra historia; es el Maestro que nos enseña cómo ser prudentes y tener buen juicio para trabajar por la paz, cómo aprender a escuchar y decir una palabra amable, positiva, conciliadora;  es él quien nos asegura que la gloria de Dios pasa por la compasión, el perdón y la misericordia con el hermano.

Dios es amor comunicado; su gloria y su poder es sólo amar; la obra de Jesús procede del amor del Padre y culmina en la efusión del Espíritu Santo (Cf Jn 16,15).

Nuestro fundador, el Beato Cristóbal de Santa Catalina, instaba a comenzar cualquier acción o conversación con la señal de la cruz en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, para indicar el origen, la razón y el destino que ha de tener cuanto somos, hacemos o poseemos.

Hna. Josefina Peñas Toledano

Hospitalaria de Jesús Nazareno, Franciscana

¡¡VIVE EN LA ALEGRÍA DEL ESPÍRITU¡¡

Vivir desde el Espíritu, es vivir desde y en Pentecostés, es vivir en el hoy de Dios, en continúa sorpresa del Dios que hace nuevas todas las cosas.

Esta es la invitación de Pentecostés; renovar nuestra vitalidad, nuestra energía, para que todos testigos del Señor vivamos del fuego del Espíritu. Así alentaremos a la Humanidad, una sociedad, un mundo, tantas veces triste y desesperanzado.

Resultado de imagen de PENTECOSTÉSYa Pablo en la Carta a los Gálatas nos dice; “el fruto del espíritu es alegría”, esa alegría verdadera que colma nuestro corazón. Sólo el Espíritu Santo da la profunda alegría, una alegría plena, duradera…a la que aspira todo corazón humano.

Todo el evangelio es una invitación a la alegría. En la Anunciación María es invitada a la alegría, “Alégrate, llena de gracia”; en la Visitación, fiesta que celebramos hace unos días, “saltó de gozo el niño en mi seno”, y es el espíritu Santo el que llena de alegría a ambas mujeres y María exclama: “Mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador”.

El mismo Jesús, según el Evangelio de Lucas “se llenó de gozo en el Espíritu Santo”. Toda alegría verdadera tiene como fin último al Padre. De ahí que Jesús exclame: “Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito”

Y en el Libro de los Hechos de los Apóstoles se dice: “Los discípulos quedaron llenos de gozo y del Espíritu Santo”.

Que nosotros, al igual de los apóstoles que experimentaron la Resurrección y la experiencia del Espíritu, tengamos la certeza de que nuestra alegría nada ni nadie nos la puede arrebatar.

Aniuska Aponte Vargas @aniuska_aponte

Franciscanas de la Inmaculada

!No te quedes mirando al cielo!

Cuarenta días después de la Pascua, la Iglesia celebra la Ascensión del Señor al cielo. Lo que celebramos hoy, más que un acontecimiento cronológico es toda una realidad de la glorificación del Señor.

Hoy el Señor nos invita a no quedarnos mirando al cielo, sino a volver la mirada al mundo con el compromiso de trabajar por el Evangelio. Jesús no nos dejó solos, se quedó presente en la Eucaristía, cumpliendo la promesa de estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Asciende, pero nos promete que su presencia nos fortalecerá por medio del Espíritu Santo, que su cercanía será permanente.

IMG-20160829-WA0036.jpg

También hoy con la Ascensión el Señor nos enseña que debemos tener muy bien puestos los pies en esta tierra, pero aspirando a los bienes celestiales, donde la dicha y la felicidad la disfrutaremos en plenitud. No somos seres terrenos, somos peregrinos, caminantes, cada día nuestros pasos nos deben llevar a ascender al encuentro definitivo con el Señor.

Por eso se nos invita a vivenciar cada día la Eucaristía de manera consciente y fervorosa, la adoración a Jesús como un encuentro de intimidad y el bien a los hermanos de manera desinteresada, pidiendo siempre la luz del Espíritu Santo que nos enseñará todo lo que debemos decir y hacer.

Puede que estemos un poco impacientes, pero si miramos a la Virgen María, comprenderemos la grandeza de la dulce espera y de la fe confiada, pues con el tiempo los frutos se verán. Ella perseveró y obtuvo la gracia de ser llevada al cielo en cuerpo y alma.

Geani Valencia

Misionera del Santísimo Sacramento y María Inmaculada