Yo Soy tu Buen Pastor

Hoy estamos ante un encuentro distinto en medio de la Pascua. Jesús se manifiesta como un Pastor bueno, verdadero y un modelo a seguir.

Esta bella imagen de Jesús, Pastor bueno, es una llamada a la conversión, dirigida a cada uno de nosotros. Jesús, sólo piensa en sus ovejas, no «huye» ante los problemas, no las «abandona». Al contrario, está junto a ellas, las defiende, se desvive por ellas, «expone su vida» buscando su bien.

20110213 el amor da plenitud a la palabraVivimos en un tiempo no fácil para la fe, por esto necesitamos como nunca la guía y la persona del Pastor bueno que nos busca y nos infunde con criterio evangélico las líneas maestras y la dirección donde hemos de caminar. Y este Pastor bueno es Jesús,  que sólo piensa en nuestra propia vida, no «huye» ni me «abandona» ante los problemas y dificultades. Al contrario, está junto a nosotros, nos defiende, se desvive por nosotros, «expone su vida» buscando nuestro bien. Jesús, Buen Pastor, es pues una imagen bellísima que nos habla del Amor de Dios inexplicable en su totalidad para nosotros.

            ¿Cómo vamos a resistirnos ante esta oferta de tanto y tan gran Amor? La invitación es clara: no endurezcamos ni cerremos nuestro corazón. Jesús está dispuesto siempre a establecer con nosotros una relación personal de conocimiento, de cercanía, de ayuda verdadera. Con demasiada frecuencia se nos olvida que podemos acudir a Él cuando estamos cansados, sin fuerzas, desorientados…

Por eso, desde hace siglos, seguimos orando con el Salmo 22: “El Señor es mi pastor, nada me falta…”. Y con el evangelio en la mano lo entendemos mucho mejor; porque Jesús, el Señor resucitado, que sigue estando con nosotros siempre, es la puerta para una vida de horizontes infinitos, llena de esperanza y de belleza; Él es la fuente y el manantial, es el mejor alimento y nuestro verdadero descanso y reposo. Ante este Pastor Bueno, el Mejor, no cabe ya nunca más el miedo, sino una relación de gratitud, amor correspondido y seguimiento confiado y fiel.

Como creyentes dejemos llenarnos del Espíritu del Buen Pastor y acudamos a Él, dejemos que conduzca nuestra vida. No queremos que nadie nos gobierne, controle o dirija nuestra vida y vivamos a la sombra de nuestro Buen Pastor. Es el mejor deseo en este 4º domingo de Pascua.

                                               Francisca Sierra Gómez

                             Celadora del Reinado del Corazón de Jesús

 

Anuncios

RECONOCER LAS LLAGAS Y DESPERTAR LA FE

Los aldeanos de Emaús regresaban a su casa confusos, decepcionados y con la esperanza rota. Habían creído en Jesús como su salvador, pero visto su trágico final, sus expectativas se quiebran y con ellas su ilusión.

Sucede, entonces que Jesús les sale al encuentro, hace camino con ellos, les explica que lo que ha sucedido era lo previsible -lo dice la Escritura- les caldea el corazón, se sienta a su mesa, comparte su pan… Sin duda, este era su estilo.

Regresan a la comunidad que seguía asustada y recluida. Se lo anuncian, pero no los creen. Entonces Jesús se presenta y se lo confirma: “soy yo mismo”, y les muestra su tarjeta de visita: manos y pies llagados y corazón abierto, la prueba más fidedigna. Pues aun así, su bloqueo era tal que no logra convencerlos. Fue necesaria una especial intervención de Jesús: “les abrió la inteligencia para que pudieran comprender”.

Resultado de imagen de llagas cristo fano

Algunas enseñanzas que podemos extraer de lo acontecido:

    1. Ni para los aldeanos de entonces ni para los de ahora, tampoco para los habitantes del asfalto y los rascacielos, resulta fácil descubrir a Jesús vivo, resucitado, real, cómo y dónde Él quiere ser reconocido.
    2. La duda y el miedo, bloquean, paralizan e impiden ver a Jesús.
    3. Más que probable es que seamos merecedores del reproche que hizo a aquellos primeros discípulos: “qué torpes e incrédulos sois”.
    4. Pero como Jesús jamás da nada por perdido, nos invita a despertar, reconocer nuestros errores y desandar el camino de nuestras desesperanzas y deserciones, convencidos de que más potente que todo esto es que Él ES, y siempre ESTÁ.

  • Por eso es “justo y necesario” avivar la fe para descubrirlo en las llagas de tantos crucificados como pueblan nuestro planeta; ahí se esconde y ahí desea ser reconocido. El Resucitado se hizo uno de ellos y sigue confirmando su “YO SOY”

  1. Si por gracia de Dios y colaboración nuestra, acertamos a descubrir al “VIVIENTE” en esos rostros maltrechos, la vida se nos llenará de PAZ y ALEGRÍA, de la buena.
  2. Ahora nos queda gritar a los cuatro vientos: “nosotros hemos visto, damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba junto al Padre y se nos manifestó.” (1Jn,1,1-3)

 

Hna. Josefina Peñas Toledano

Hospitalaria de Jesús Nazareno, Franciscana

#PAZ

Hoy tomamos el texto de nuestros amigos del GRUPO PASE ESTEPONA, Semilla nº 512-08-04-2018. ¡Gracias por contar con nosotros un año más!

Segundo domingo de Pascua, Jesús se aparece de nuevo a los suyos. Están nerviosos, acelerados, preocupados… quieren creer lo que algunos dicen, pero no pueden… ¿Resucitado? Imposible… no puede ser. Le han visto morir de la peor de las maneras… en la cruz.

emotionheader

Jesús se les aparece y les dice “Paz”… Me viene a la cabeza la madre que va a la habitación de su niño cuando tiene pesadillas… el niño grita, llora, está agitado, sudoroso… la madre se acerca, lo abraza, lo calma y le dice: “Tranquilo, mamá está aquí, no tengas miedo”.

Ese es Jesús… en medio de los suyos, sus hijos, sus hermanos, sus amigos… “Paz”, ya pasó, estoy aquí… ¡y estaré con vosotros SIEMPRE!

Y ya no puedo dudar, ya no puedo tener miedo, ya no puedo agobiarme en la noche de mi vida… no debo hacerlo, “Paz”. Pase lo que pase en mi vida Él estará aquí… dispuesto a darme la PAZ que necesito.

¿Por qué entonces no tengo paz? ¿Por qué estoy nerviosa, por qué temo, por qué…por qué? Igual no he dejado que Jesús entre del todo en la estancia de mi habitación… en esa que tengo cerrada a cal y canto, igual creo que lo he hecho pero… la tengo demasiado llena para que entre del todo, para que con Su presencia lo inunde todo de PAZ.

En este segundo Domingo Pascual, hago propósito de hacer el mayor de los esfuerzos para dejarte entrar, para hacerte sitio… para vaciar un poco mi alma “de tanto” y que “quepas Tú, Señor”.

Noemí Saiz Saiz -Jóvenes busco algo más- www.buscoalgomas.com– Madrid

¡¡MIRA QUIEN VIENE!!

¡Qué alegría encontrar a Cristo, hoy es un domingo alegre! Encuentro a Cristo caminando por las calles de mi ciudad, de mi pueblo, aclamado por todo el mundo; no estoy sol@, ¡hay mucha gente que lo reconoce como yo, cómo el amor de mi vida! Sí, me voy tras Él… AQUÍ COMIENZA TODO, no sé cómo va a acabar pero ese Rostro me enamora, sí, lo buscaba desde hace tiempo…y lo tengo aquí delante de mí. “HOSANNA AL HIJO DE DAVID”.

IMG_4783 (1)Comienza algo nuevo en mi vida, ya no me voy a mirar el ombligo, ahora lo que quiero es mirarle a Él y entregarme, entregar mi vida por lo más grande. Ahora sí que siento la alegría interior que buscaba, lo encontré y esta alegría es la entrega total como lo hizo Cristo por mi…le seguiré en la alegría y en la dificultad, en los tropiezos y cansancios, siempre, con Él, por Él y en Él.

Mi vida ha cambiado con este encuentro… ¿y la tuya? Déjate mirar, encontrar por el Señor;

No temas, hija de Sión; mira que viene tu Rey montado en un pollino de asna”

Madre Elena Herrera de San José

Congregación  Madres de desamparados y San José de la Montaña.

@quierosermd

PADRE LÍBRAME

“Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora.”

“Líbrame, Padre, de esta hora”… cuántas veces de forma directa, pero también indirecta, le hemos dicho esto mismo a Dios… “líbrame”, “no puedo más”, “estoy tan agobiada, tan angustiada, tan cansada”,… “no puedo más”.

353571555_b9f15441d0Tengo una buena noticia… a Él también le pasó…  Jesús podía haber elegido muchas maneras de salvarnos, pero escogió la mejor (no podía ser de otra manera… es Dios), aquella que nos daría “razones” cuando la “sin razón” tocase a nuestra puerta.

Y hoy puede decirnos; “¿Estás cansado? ¿Agobiado? ¿Triste? … Tranquilo, Yo también lo estuve POR TI”.

Jesús pasó por mucho más de lo que tú estás pasando ahora, vivió y sufrió lo inimaginable por nosotros y llegó a pedirle al Padre que aquello no fuera necesario… justo como hoy lo hacemos tú y yo.

En la hora de la tribulación pídele a Jesús que te acompañe…  Seguramente el camino más fácil sería otro, pero ¿sería el mejor? Pídele también a Dios que “te libere”… pero SOBRETODO, ponlo todo en Sus manos… En la certeza de que Él sabe mucho más y de que al igual que la Salvación no hubiese sido lo mismo sin la muerte en cruz de Su Hijo, es posible que la nuestra no fuera lo mismo sin nuestro pedacito de cruz.

Si hay otro camino, muéstramelo Señor, pero si no lo hay… estoy, como no podría ser de otra forma, en Tus manos.

www.buscoalgomas.com

¡Alegría!

El cuarto domingo de Cuaresma, es el domingo laetare. Alegrémonos. Pero, ¿alegrarnos porqué? ¿Porqué está más cercana la muerte de Jesús? ¿Porqué está más próxima la Resurrección? Cierto pero hay que pasar por la Cruz.

IMG_0021 - copiaPero la razón de nuestra alegría debe nacer de la certeza de la salvación. Dios ama tanto al mundo… que envía a su Hijo a morir en cruz por nosotros, por cada uno de nosotros. A pesar de nuestra pobreza, de nuestra naturaleza pecadora, somos objeto de su gran misericordia. Dios se apiada de nosotros siempre. Solo nos pide que volvamos nuestro rostro hacia el Suyo.

El drama de la Cruz es fuente de salvación. Como el pueblo elegido en el desierto, también nuestro corazón sana al contemplar a Jesús en la cruz, porque nos muestra la inmensidad del Amor de Dios por cada uno de nosotros.

Nicodemo se siente atraído por las palabras y el ejemplo del Señor pero tiene miedo del “qué dirán”. Es un hombre de posición. ¿Y nosotros? También tenemos miedo del que dirán. Hoy hay que ser “modernos”, “políticamente correctos”, pactar con el mundo, no alterar a nadie… Pero bueno. ¡Jesús murió por nosotros! El sí se la jugó. Vivió de acuerdo con la Verdad, buscó la luz. Tuvo miedo pero oró.

Yo… tengo miedo, callo, me escondo. Arreglo la verdad para que nadie se ofenda, aunque sea un poco “gris”. Ni blanco ni negro. Así andando por la vida puedo llegar a olvidarme que Jesucristo, Hijo de Dios, murió en la cruz para salvarme. Puedo llegar a olvidarme que su Amor es tan inmenso que me sale al encuentro cada día, en cada esquina, en todo momento, para acompañarme en el dolor, caminar junto a mí para indicarme el camino y recordarme que ¡TODO LO HACE NUEVO DESDE LA CRUZ!

Sor Mª Trinidad Cabrero
Monasterio de Santa Maria de Refet
SERÓ

¡DÉJAME SER TU DIOS!

Hoy Jesús se dirige a cada uno de nosotros con dolor, como enfadado, entristecido, apenado ¿en que hemos convertido nuestra vida?

Hemos olvidado Su Amor, Su Fuerza y Su poder que se manifiesta en nuestra debilidad y hemos convertido nuestra vida, nuestra casa, templo suyo, en una “cueva de ladrones”.

Andamos dispersos, perdidos, enredados en mil caprichos y tonterías que nos apartan de Él y de los hermanos, ovejas, palomas, bueyes, cordeles, monedas… con los que mercadeamos, que nos llenan nuestro tiempo y nuestros días, en lugar de vivir para el Señor (cada uno puede ponerles nombre)…

villateresita19.jpg

Y Jesús hoy, quiere plantarse en medio de nuestra vida, para decir ¡fuera!  ¡quita todo esto de tu vida! ¡quita todo lo que te está atrapando, lo que te llena de miedo, lo que te promete una felicidad fácil, lo que te encierra en ti mismo, lo que te minusvalora y te hace sentir que no vales, no puedes, no sirves….¡quítalo!, que tú eres mi amado,  eres templo de Dios, el lugar donde yo habito, “Yo soy tu Dios, el que te sacó de la esclavitud” -no lo olvides, no tengas amnesia, alzheimer espiritual- “No tendrás otros dioses frente a mí”, “No te postrarás ante ellos”, “Yo el Señor tu Dios soy un Dios celoso”, el único que puede calmar tu sed, el único que puede darte la vida y la felicidad.

¡¡Ven conmigo!! ¡Confía en mí! ¡Déjame que sea tu Dios y el Señor de tu vida!

Inma (Comunidad Villa Teresita-Auxiliares del Buen Pastor)

SOLO DIOS NOS CAMBIA

Que bien se está aquí.

Jesús llama a sus amigos, a ti y a mí, para que estemos con Él en un  lugar tranquilo, para que vivamos personalmente  la experiencia de su presencia . Una presencia que puede transfigurarnos  la vida y el corazón. Y todo en la intimidad. Dios te escoge y te llama personalmente para hablar a tu corazón de tú a tú.

27331678_1544404135594611_1808678607199602312_n.jpg

Así es el estilo de nuestro Dios. El encuentro personal con Él  nos deja tocados.  Brota espontánea la necesidad de  perpetuar la experiencia en el tiempo de nuestra historia personal… porque “se está bien con Él”. “Éste es mi hijo”… nos susurra Dios Padre … Es la gran decisión, a quién tenemos que escuchar para encontrar el camino de la vida.
Escuchemos al Hijo de nuestro padre Dios: Jesús de Nazaret, que se transfigura y nos transfigura si nos dejamos.

Solo Dios cambia de verdad nuestro rumbo. nuestra vida.

Sor Luisa @guanelianasC 

Hijas de Santa María de la Providencia (Guanelinas)

Jesús te Llama

El pasado miércoles de ceniza, iniciamos el camino cuaresmal, un camino de perdón y de reconciliación que nos llevará a la alegría de la Pascua, pero antes debemos purificarnos y debemos pasar nuestros. 40 días de desierto, como Jesús lo hizo. 40 días que nos servirán para la reflexión.  40 días para mirar hacia atrás, repasar nuestros actos y corregir nuestras faltas. 40 días para prepararnos con alegría y esperanza a la gran explosión de la Pascua.

Todos tenemos que atravesar nuestro desierto particular, pondremos en sus manos nuestros temores, nuestras faltas, nuestras esperanzas, nuestras vidas, y con la confianza de hijos de un Padre tan amoroso esperaremos con fe  que escuche nuestras suplicas, entonces nos purificaremos con el perdón y atravesado el desierto acompañaremos a Jesús hasta la cruz para resucitar con Él llenos del amor del Padre y de la luz de su Palabra.

jesus-te-llama-textoEn aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto.
Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás

Bien vivida, la Cuaresma es una especie de cura de desintoxicación del alma. Todos estamos un poco saturados de jaleo y de exterioridad  ¿Qué hacer? Al no podernos ir a desierto hay que hacer un poco de desierto dentro de nosotros. San Francisco de Asís nos da una sugerencia práctica. «Tenemos –decía– una ermita siempre con nosotros; allí donde vayamos y cada vez que lo queramos podemos encerrarnos en ella como ermitaños. ¡El eremitorio es nuestro cuerpo y el alma es la ermita que habita dentro!». En este eremitorio «portátil» podemos entrar, sin saltar a la vista de nadie, hasta mientras viajamos en un autobús concurridísimo. Todo consiste en saber «volver a entrar en uno mismo» cada poco”.

Nos toca a nosotros ahora saber ir al desierto de nuestro corazón como Jesús para purificarnos y prepararnos para la Pascua. ¿Dónde? En nuestra realidad de cada día, con las ilusiones, preocupaciones y anomalías de cada día.

¡Que el Espíritu que «empujó a Jesús al desierto» nos lleve también a nosotros, nos asista en la lucha contra el mal y nos prepare a celebrar la Pascua renovados en el espíritu!

¡Feliz semana!

Francisca Sierra Gómez

Celadora del Reinado del Corazón de Jesús

 

“Venid a Solas”

No sé a vosotros pero… yo tengo la sensación de que a veces la vida “me pasa por encima”, desde la mañana a la noche no hago otra cosa que correr y correr, para intentar llegar a todo, topándome con la realidad de que llegar a todo es  bastante complicado, diría que casi casi imposible, o al menos hacerlo en plenas facultades jeje

Peso copiaEn mi entorno cercano lo escucho también a menudo: “la vida me supera”.

Hoy Jesús, que ve que el qué hacer de cada día también les “pasa un poquito por encima” y que tanto Él como los suyos necesitan descansar… les dice “Venid vosotros a solas… a descansar un poco”.

El cansancio trae consigo muchas veces tristeza, soledad… búsqueda de compensaciones, seguramente comprensibles pero no siempre buenas… Jesús lo sabe y nos dice también a ti y a mí; “ven, descansa conmigo”.

Además, las prisas y los trajines nos impiden pararnos y pensar y eso tampoco es bueno. Una vez leí que en periodos de crisis las vocaciones aumentaban… no se debía a que la gente, no teniendo nada a lo que aferrarse, se aferrase a la fe o a Dios o a la vocación religiosa, NO … ESA GENTE DE CARRERAS, DE PRISAS,DE TRAJINES,… HABÍA ENCONTRADO TIEMPO PARA DETENERSE Y PENSAR… Y HABLAR CON DIOS.

Descansa…

http://www.buscoalgomas.com