Te Buscaban…

El evangelio nos presenta a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley “buscando la manera de apresar a Jesús por medio de algún engaño y matarlo”, pero no querían que fuera durante la fiesta, para que no alborotara ni se notara…

La verdad es que estas palabras me han cuestionado profundamente, ellos también te buscaban, pero con una intención muy diferente que la de “saciarse con panes” o “curarse de algo”, y lo que más me llama la atención, te buscan queriendo encontrar algo que pueda ir en tu contra y lo querían hacer sin ser vistos.

image¿Cómo aterrizar este pasaje en mi vida? Señor, ayúdame a buscarte de verdad, con corazón sincero, no para “adaptarTe” a mis necesidades, y “con apariencias”, sino buscarte para poder Encontrarme Contigo, con el Dios que es amor y que no para de buscarnos. A pesar, Jesús, de que muchas veces, tal vez, mi búsqueda sea con intenciones que no van con tu Reino… no te canses, Tú mismo, de buscarme para situarme de nuevo ante Ti con humildad y corazón sincero.

Davinia Martínez, mss
Misionera del Santísimo Sacramento y María Inmaculada
@Davinia_mss

Anuncios

“QUEREMOS VER A JESÚS”

Ignoramos si a estos paisanos de Jesús les movía la curiosidad o la admiración, la sorpresa o el deseo sincero de “conocerlo”, pero fuera lo que fuese, lo que no podían imaginar es que “quien pasó por el mundo haciendo el bien”, iba a sufrir la angustia de una trágica muerte; menos aún entendían que eso pudiera ser motivo de gloria.

El hecho es que querían ver a Jesús y Jesús se dejó ver…

Nosotros también queremos ver a Jesús

Pocas cosas nos ha dejado tan claras Jesús como el domicilio en el que habita y se deja encontrar: hambrientos, sedientos, desnudos, cautivos, enfermos, encarcelados, excluidos, heridos en la cuneta; también en los reunidos en su nombre, en la comunión, en la fracción del pan, en hondón del ser…

ComoungirasolEl “hondón” no está al final de la serie porque sea lo último, muy al contrario, es lo nuclear. El Beato Cristóbal de Santa Catalina, nuestro fundador, un gigante de la interioridad y la compasión, un “girasol de Dios” que vivió con la mirada clavada en “el Sol Naciente” Jesús, fue “contagiado” de la misericordia del “Nazareno”; Cristóbal hizo suyo su proyecto y ambos iniciaron una historia de amor que llega hasta nuestros días, tras hacer un recorrido de 342 años. Por eso nuestro corazón le canta agradecido.

Insistimos en que nosotros también “queremos ver a Jesús” donde Él ha dicho que se encuentra, para llenarnos del frescor de vida que nos ofrece. Seamos, como Cristóbal, girasoles de Dios… NO LE PERDAMOS JAMÁS DE VISTA.

Busquémosle… SIEMPRE.

Josefina Peñas Toledano

Hospitalaria de Jesús Nazareno, Franciscana

cdadgetafe@fhjesusnazareno.org

Derroche de Amor…

“Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna”. ¡¡Sí, Sí!!

¡¡Guau!! Es la más maravillosa noticia que se nos puede haber anunciado; sabiendo esto para qué más, sentirme amada hasta el extremo, saber que alguien dio la vida por mí , es todo; es la razón ,es lo que basta ,y es que un amor así eleva la autoestima al máximo valor de la persona y capacita para el amor y compromiso hacia l@s herman@s.

blogAdemás este derroche de amor, pone “cara de enamorad@”, hace ver todo diferente, es la mejor experiencia que activa las endorfinas. En tiempos de fitness y electroestimulación, si tu y yo y todos los que hemos vivido esta experiencia lo manifestamos ¿no cambiaría el mundo ?

En tiempo de que buscamos razones para todo, una vez mas se nos anuncia que este amor plenifica y es la mejor y mayor razón para la vida en abundancia.

Y no se hable más, apúntate a la experiencia, si yo soy feliz, también tu puedes serlo, y sinceramente: ¡¡El mundo cambia!!

Aniuska

Franciscana de la Inmaculada

Lo he decidido…¡Quiero ser diferente!

¿Cansado de hacer siempre lo que hacen los demás? ¿Buscas y…mmm…nada? Te propongo algo nuevo, ¿te atreves?. Vamos a emprender un viaje, sí ¡un viaje al interior! Ahí hay Alguien que te espera; cierra los ojos y comienza a gustar este encuentro.

¿Sabías que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, está habitado, es sagrado? Pues sí y a veces sin darnos cuenta, hay “mercaderes”, van entrando en nuestro corazón y “compran” nuestro cuerpo: modas, diversiones, culto excesivo al cuerpo o a la salud.

unnamedQuizás es un buen momento para preguntarnos ¿qué mercaderes tengo que expulsar de mi templo? ¿Es mi cuerpo un lugar sagrado donde puedo encontrarme con el Dios de la Vida? Busca y encontrarás, algo grande se está gestando en ti.

A veces se nos olvida que Dios habita en nosotros hasta que llega un momento en el que, como Madre Petra expresó, “aunque no estaba en Dios, Él estaba ya en mí”, reconocemos que Él ha estado siempre ahí aun sin saberlo.

Señor, dame la fuerza para vaciar mi templo de todo lo que no seas Tú. Buscando… encontré lo que tanto anhelaba mi corazón.

¡Vale la pena! Atreverse a ser diferente.

Madre Elena @QuieroserMD

Madre de los Desamparados y San José de la Montaña