MISTERIO DE AMOR: Padre, Hijo y Espíritu Santo

Queridos amigos, hoy todo trasciende, todo exhala amor, familia y unidad. En los textos de este domingo vamos a ver cómo Dios no es único, es familia; y como de la unidad sale el amor que nos tiene a través de su Hijo y a través del Espíritu, que nos da la fuerza y la vida. Es la maravillosa fiesta del misterio de Dios. Hoy y siempre repitamos: “Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo”.

Pero realmente, ¿qué es esta familia trinitaria?  Es un Dios que está por encima de mí, de ti, pero que es Padre, que está siempre con nosotros, que nos acompaña en nuestro camino, y que habita sobre todo en nuestro interior, que nos ama, pero que está en comunión con su Hijo y con el Espíritu Santo.

Santísima TrinidadY nos alegra pensar que es un Dios Amor, sí, pero que está en unión y en comunión. Y estas dos palabras —“no ser solitario” y “estar en comunión”— hoy nos lleva a pensar delante de ti, Señor: soy creado para amar, recibo del amor de una fuerza trinitaria que sois el Padre, el Hijo y el Espíritu. Soy llamado a testimoniar mi fe, a comunicar mi vida; ¿Cómo vivo mi relación con Dios? ¿Qué relación tengo con los demás? Tengo alegría, y si tengo alegría en Cristo, tengo alegría en su Espíritu. Puedo llamar siempre “Abbá”, “Papá”, tengo de compañero a Jesús, que me ayuda en todo; y tengo una fuerza muy grande que es el Espíritu, que me quita ese frío interior, que me vuelve a la vida, que me llena de amor, que me une, que me hace caminar hacia el Padre. Hoy realmente es un día de amor, pero es un misterio profundo.

¡Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu! Sois dignos de alabanza… Hoy tenemos que celebrar alegremente este milagro de amor y tenemos que hacer ese canto de júbilo y de alabanza a la Trinidad. Es el Espíritu quien actúa en nosotros, es el Padre quien nos protege, es Jesús quien nos quiere.

La Virgen, nuestra Madre nos hará comprender este misterio de amor. Pidámoselo intensamente a Ella y nos llenaremos del amor de Dios.

¡Gloria al Padre!, ¡Gloria al Hijo! ¡Gloria al Espíritu Santo! Purifícanos, santifícanos y llénanos de vida, de fuerza, de amor, de alegría y de pasión por ti, Santísima Trinidad

Francisca Sierra Gómez

Celadora del Reinado del Corazón de Jesús

http://www.celadoras.org

Anuncios

¿Y TÚ? ¿TE ACUERDAS DEL ESPÍRITU SANTO?

Desde pequeñita he oído hablar del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo pero, realmente, a este último lo he tenido siempre relegado a ese, su “último lugar” (eso, si es que ha tenido algún lugar).

Sin embargo, los años le han enseñado a mi cabeza (mi corazón aún está en ese proceso de “acoger lo que sabe”) la gran importancia de esta TERCERA PERSONA de la Santísima Trinidad.

Espíritu SantoSin Él … los Discípulos habrían permanecido encerrados en sus casas, sin Él no habrían tenido el VALOR DE ANUNCIAR LO QUE HABÍAN VISTO, OÍDO Y, SOBRETODO, VIVIDO; sin Él LA BÚSQUEDA de muchos se habría quedado sin respuesta. Sin Él nuestra fe, simple y llanamente, no existiría.

Es el momento de acercarnos a Él, de pedirle todos esos dones que, sabemos, solo Él puede darnos y que ¡¡TANTO NECESITAMOS!!

Es el momento de acogerlo PARA ATREVERNOS A SALIR DE NUESTRO “ENTORNO SEGURO” y acercarnos CON NUESTRA FE a los otros.

¡¡VEN ESPÍRITU DIVINO!! ¡¡AYÚDAME!! ¡¡ACOMPÁÑAME!!

Noemí Saiz @buscoalgomas

www.buscoalgomas.com

AHORA ES EL MOMENTO

IMG_1576Cuando estamos acompañados, nos sentimos bien, a gusto, no tenemos miedo, no buscamos…¿no buscamos? ¡¡Pero si la Fe es estar en continua búsqueda!!, mira Indiana Jones, siempre buscando, pero esa búsqueda cuesta a veces, ¿verdad? Y si buscamos nos encontramos que necesitamos tiempo… ¿y si consagramos nuestro tiempo en esa búsqueda sabiendo que el resultado será certero?

¡PUES VAMOS! Llegó el momento de salir de nuestra comodidad y ponerse en camino, sabiendo que no vamos a estar solos. Ahora es el momento, tu momento ; ahí fuera hay mucha gente que espera una palabra, un gesto tuyo que hable de alegría, de esperanza, de Evangelio y no te preocupes que el Señor va a colaborar contigo, es Él quien te envía, Él se va pero nos nos deja… así que…

¿Qué hacéis ahí parados mirando al Cielo? Ponte en marcha, AHORA ES EL MOMENTO

Madre Elena  @quierosermd

Madre de los Desamparados y San José de la Montaña

“Que os améis unos a otros”

BUSCÁNDOTE…

IMG-20150508-WA0001“Que os améis unos a otros…” “Vosotros sois mis amigos…” “Yo os he escogido…” Que deis fruto abundante…” “No hay amor más grande que el que a uno le lleva a dar la vida por sus amigos”

¿Fascinante? ¿Increíble? ¿Este es nuestro Dios? ¿Qué mandatos son estos? ¿Qué atrevimiento es este de amar, de ser amigos, de saberse escogidos, enviados… a dar la vida como Él? Uf… me quedo atónita y conmocionada al mismo tiempo. Qué gran responsabilidad… qué gran alegría… ¡Sí! ¡Este es nuestro Dios! Un Dios que sale a nuestro encuentro y que El mismo nos BUSCA!!!!!

Yo te busco, Señor… queriendo amar como Tú… así pretendo encontrarte… pero ¡tantas veces no sé bien si lo estoy haciendo! Y tú me susurras… “no me importa lo que hagas… sino solo lo que AMES”

Gracias, Señor, gracias por tanto amor recibido, por tantos detalles sencillos de amor que me regalas a través de quienes están cerca… por seguir actualizando tu entrega cada día en la Eucaristía… eres Tú, eres Tú que me buscas y te regalas… porque sólo acogiendo tu amor hacia mí podré ser capaz de amar como Tú.

Estoy en tus manos, lleva las riendas de mi vida… no permitas que esquive tus pasos cuando me buscas, especialmente en los momentos de debilidad. Soy tuya, Señor, aquí me tienes.

Davinia Martínez, Misionera del Santísimo Sacramento y María Inmaculada

@Davinia_mss

CRISTO VIVE EN MÍ

“Permaneced en mí y yo en vosotros”.

¿Qué podemos hacer sin ti? ¿A quién podemos acudir sino a ti? “Solo en ti descansa mi alma, sólo Tú Señor tienes palabras de vida eterna”.

Es verdad que vivimos una vez y queremos ser felices. Pero, ¿cómo puede ser mi vida plena? Si doy fruto y ayudo a otros me siento contento, si paso por el mundo siendo fecundo, obrando el bien, siento que merece la pena vivir.

Mano Tendida“A mí me lo hicisteis” es lo que nos dice Jesús cuando hacemos el bien a otra persona. Pero no es fácil ser generoso, amar de verdad hasta que duela, perdonar, compartir nuestro tiempo, ser el último… Sólo podemos amar si nos sentimos amados, si bebemos del manantial del verdadero Amor que no se acaba nunca, si nuestra vida está íntimamente unida a Jesús, si Él es la razón de nuestro existir y nos da la fuerza para ser fecundos.

Él es el amigo al que cada día, en la oración, en la Eucaristía, podemos entregar nuestros anhelos, esfuerzos, ilusiones, trabajos, frustraciones para que Él las llene de VIDA. ¡Qué suerte contar con un Amigo incondicional que no nos falla nunca, con un Hermano que no nos abandona, con un Pastor que nos conduce a la felicidad, con el Amado que nos llena el corazón! ¡Gracias Señor!

Mª Perdón Pérez, Virgen Consagrada

www.buscoalgomas.com