El Tiempo de Gracia del Señor

El evangelio siempre nos desafía, provoca en nosotros una reacción de rechazo o adhesión. En esta ocasión Jesús provoca el rechazo: ¿No es éste el hijo de José?.  Para entender bien este texto hemos de recordar los anteriores versículos en lo que Jesús proclama su misión en la sinagoga, con la lectura de un texto de Isaías, del que suprime “y el día de la venganza de nuestro Dios”.

Una vez más, Jesús pone de manifiesto que la actuación y el sentir de Dios, del Padre, es el amor a todos.  Es decir el tiempo de gracia universal, personificado en el Hijo.

Hoy vivimos tiempos complejos, en los que la decisión de cerrarse en las propias estructuras intelectuales, morales, políticas o sociales son una tentación demasiado fuerte.

francisinmaculada16.jpgEl miedo al extraño, a lo desconocido, a lo “pagano” conduce al rechazo de todo lo que está fuera de nuestras propias medidas de seguridad. Una decisión que acaba destruyendo la posibilidad de vivir el tiempo de gracia del Señor.

El mensaje del Papa por el día de la paz es una invitación a volver la mirada al corazón de Dios y, siguiendo las huellas de Jesús, apostar por la relación de misericordia, siempre universal, con toda persona, con toda cultura y credo. O lo que es lo mismo, VIVIR EL TIEMPO DE GRACIA

Nos queda una certeza, aunque se oscurezca muchas veces. Seguir a Jesús de esta manera, hasta perder la vida, hasta ser perseguido o rechazado, excluido,  es posible porque Él mismo nos da su gracia y vive en nosotros. Esa es la provocación más sencilla y consoladora: todo esto se está cumpliendo hoy, el día de la misericordia está ya en vosotros. Se está cumpliendo en ti. Manifiéstalo, proclama ese tiempo de gracia.

Aniuska Aponte Vargas @aniuska_aponte

Franciscana de la Inmaculada

 

 

 

Anuncios

¡Comparte tu esperanza y crecerá!

Un judío, en tiempos de Jesús y actualmente… esperaba la llegada del Mesías, sabía que con su presencia, TODO CAMBIARÍA y ¡¡llegaría la salvación!!

Llega Jesús y se planta en la sinagoga y hace la lectura ante los fieles. Ahí comienza su andadura, mostrando quién es él y cómo con su persona ha llegado la salvación, con él están todas las promesas que esperaban cumplidas; “YO SOY… el que esperáis, el que va a dar libertad a los oprimidos, quien anuncia el año de gracia, el enviado para anunciar el evangelio, sobre quien está el Espíritu de Dios…”

Y todo esto produce un shock si aterrizamos esta misma realidad a nuestros días… en tu vida, en la mía, en la de tantos que nos rodean… en la de tantos que siguen sufriendo en el mundo.

Jesús llegó, cumplió las promesas hechas por el Padre a sus antepasados… pero ¿Qué pasa hoy?

Sin título-2Nuestra cultura hoy tal vez no ayude a esperar nada… ¿qué anhelamos realmente?¿anhelamos algo? Puede que reconocimiento… posición, dinero, información… prácticamente lo tenemos todo en un solo “click”, es la cultura de lo inmediato. Así que me da la sensación de que todo lo que esperamos es cuestión de ahora y de un futuro muy inmediato y que trata de ofrecer soluciones a anhelos bastante cómodos.

Y tú, ¿esperas algo? ¿a quién esperas o qué esperas? ¡Comparte tu ESPERANZA y crecerá!

Nuestra religión… es la religión de la fe, de la esperanza, del amor. No cabe un cristiano sin una verdadera ESPERANZA.

Termino con las palabras del Papa Francisco: “¿Qué es la esperanza para un cristiano? No se trata de optimismo, sino de una ardiente expectación dirigida hacia la revelación del Hijo de Dios. No es fácil entender la esperanza. Algunas veces pensamos que ser personas de esperanza es ser personas optimistas. La esperanza no es un optimismo, no es la capacidad de mirar las cosas con buen ánimo e ir hacia delante. No, esto es optimismo, no esperanza. Se dice que es la más humilde de las virtudes, porque se esconde en la vida. La fe se ve, se siente, se sabe qué es. La caridad se hace, se sabe qué es. Pero ¿qué es la esperanza? Tener esperanza es estar es tensión hacia la revelación, hacia el gozo que llenará nuestra boca de sonrisas”

Davinia Martínez Sempere

@Davinia_mss

Misionera del Santísimo Sacramento y María Inmaculada

http://www.misionerasdelsantisimosacramento.org

Son Cosas de Mamá

No busques plan este domingo ¡nos vamos de boda!

“Voy hacer un alto en el camino y nos vamos de fiesta, con los amigos, buena música y por supuesto que no falte el buen vino. La semana que viene seguiré buscando el sentido de mi vida, lo que me haga levantar cada mañana”.

FullSizeRender (1)Pues ahí en medio de la fiesta, de las risas, del baile, ahí te está esperando “Algo Grande”… algo grande va a ocurrir en tu vida este domingo.  Y, no digo nada, pero hay una Mujer detrás de todo esto, se llama María y es Madre; ella va a hacer que salgas de tu comodidad, de tu cansancio del camino, de tu rutina diaria; y es que las madres, cuando se les mete algo en la cabeza, son imparables, en el momento justo te lanza al vacío y rompe tus seguridades.

No midas nada, el tren pasa una vez en tu vida, quizás en medio del ruido, de la fiesta. Estate alerta porque puede ocurrir lo inesperado… “haced lo que Él os diga”, es el momento de dar el salto, de comenzar algo nuevo y con seguridad, será lo mejor, el vino bueno del Evangelio.

Madre Elena de San José

Madres de Desamparados y San José de la Montaña

©quierosermd

©elenahcmd

Soy hijo de Dios

«Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.» (Lc 3, 21-22):

Iniciamos año,… ponemos los contadores a cero y … nos llenamos de buenos propósitos para este 2016 que, a penas, acaba de comenzar.

Cumpliremos algunos de ellos y seguro que muchos otros se quedarán por el camino una vez más.

Este 2016 vendrá cargadito de muchas cosas buenas, seguro, de cosas que deseamos, esperamos y nos ilusionan. Pero es muy posible que también haya cosas que no serán tan bonitas como cabía esperar, habrá sombras, habrá incomprensiones… habrá soledades…

Hoy aparece ante nosotros la clave para que este año, de cualquier modo, esté lleno de esperanza, de ilusión y de felicidad… de paz…

padre-e-hijo-playa-sombrasHoy recordamos que LO IMPORTANTE, lo que llena nuestra vida, nos viene de DE LO ALTO.  Hoy es el momento de cerrar los ojos y repetirnos las palabras que, también a nosotros, nos dice el mismo Dios: “Tú eres mi hijo, a quien amo, mi predilecto”.

Tú y yo, por el Bautismo, SOMOS HIJOS DE DIOS. Y, por ello, las alegrías e ilusiones se multiplican y las tristezas o incomprensiones se transforman, porque Él, Dios, ME AMA, NOS AMA, con un AMOR ESPECIAL… ÚNICO. Porque Él, Dios, nos acompaña y no nos deja… pase lo que pase a nuestro alrededor… y, saberlo, tiene que, por fuerza, llenarnos de alegría, ilusión y esperanza.

Feliz 2016… ¡¡SOMOS SUS HIJOS, SUS AMADOS, SUS PREDILECTOS!! Qué más podemos desear.

www.buscoalgomas.com