¿Me Amas?

Jesús acaba de decirnos en versículos anteriores: “ Amaos unos a otros como yo os he amado”. El amor no es una teoría, una palabra hueca, un buen sentimiento, un buen deseo…El amor, se hace, se vive, se guarda, se experimenta y nos mueve, nos desinstala, nos lleva al hermano, nos arrastra, nos urge para amar a los últimos, a los excluidos, a los no amados. El amor no se puede separar del amar, por eso Jesús nos repite hoy, “Si alguno me ama, guardará mi palabra” (Jn14, 23)

¿Podemos decir que Le amamos si no guardamos Su Palabra?
Si me amas, nos dice este domingo, intentarás con todas sus fuerzas, (“amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu ser, con todas tus fuerzas… Dt.6,5”) poner toda su vida en juego, “sin guardarte cartas en la manga”.

imageSi me amas, si te dejas amar por mí, buscarás tiempos para estar conmigo, a solas, en intimidad de amigos y sentirás en tu corazón el amor más grande que nunca hubieras podido imaginar.

Si me amas, si te dejas amar por mí, te enviaré un Defensor, que estará contigo todos los días para mostrarte el camino a seguir y tu alegría y tu paz serán inmensas como el océano.

Si me amas, si te dejas amar por mí, caminarás contracorriente, vivirás la incomprensión y la persecución, pero sentirás en tu debilidad, una fuerza que ningún adversario podrá derrotar. ¡No tengas miedo! ¡Que no tiemble tu corazón! ( Jn 14,27)

Si me amas, si te dejas amar por mí, no podrás pasar de largo ante el sufrimiento del hermano, ante las injusticias, ante cualquier criatura que sienta su dignidad pisoteada. S. José obrero, nos lo recuerda hoy.

Si me amas…… ¿Me amas?

Inma (Comunidad Villa Teresita)

Auxiliares del Buen Pastor

Anuncios

AMA Y VIVE…

Lectura del santo evangelio según san Juan (13,31-33a.34-35):

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

IMG-20150829-WA0004 (1).jpg

Él quiere que vivas por dentro, que elijas LA VIDA siempre. Pone en tus manos la perla preciosa de la fe, del seguimiento ¿aceptas la  propuesta de Jesús? No será un camino fácil.

La gloria a la que Jesús se refiere no es como la entendemos nosotros.

Elige vivir, deja que él te glorifique  a su manera con todo lo que eso conlleva. Y escucha el mandamiento, él único, el resumen de toda nuestra fe. AMA y VIVE. Lo tendrás TODO.

¿Quieres?

Sor Luisa @guanelianasC

Hijas de Santa María de la Providencia 

“Quiero ser Monja”¿Por qué no?

Hace aproximadamente un año, una productora de TV, nada menos que Warner, se puso en contacto conmigo con la intención de hablarme de un proyecto, algo que ya se había hecho en Estados Unidos, que había tenido mucho éxito para tratarse de una cadena pequeña y que ellos querían comprar para nuestro país.

Conscientes de la dificultad del formato para presentarlo a las congregaciones españolas, contactaron conmigo para ver si, llegado el caso, podría echarles una mano.

Lo primero que hice fue conocer el formato original, el americano, meterme en foros en los que se criticaba y en foros en los que se elogiaba, ver los problemas que podría presentar y… con toda esa información (no era poca) meditarlo, presentarlo ante Él.

Confieso que soy una persona un poco “loca” y que, cuando algo me parece que está bien y que es, EN LÍNEAS GENERALES, algo bueno… me lanzo de lleno y pongo en ello ALMA, VIDA Y CORAZÓN. Alguien, que me conoce bastante bien, dice que “vivo como si todo fuera un examen final” y no lo dice como un elogio precisamente, si no para que me relaje un poco.

Así que, vistos todos los pros y todos los contras… les dije que contaran conmigo, porque entendí que algo así no podía desagradar a Dios. Con las instituciones religiosas interesadas, a las que no solo admiro, si no a las que QUIERO en lo personal, marcamos unos límites (conocer el casting, estar presente en las grabaciones y poder visualizar los capítulos montados antes de enviarlos a la cadena, en este caso CUATRO) y juntas, de la mano de los profesionales, nos pusimos en camino.

Llevo meses oyendo hablar de “Quiero ser Monja”, llevo meses con la percepción del miedo en las personas católicas que me rodean… de prejuicios, de… LO ENTIENDO. Lo he dicho mil veces, si yo no hubiese formado parte del proyecto, también los tendría, todos y a lo mejor más.  Pero tenía la “certeza” de que, una vez vieseis el producto final, una vez vieseis el respecto con el que se trata a las instituciones, la veracidad de las chicas (os gustasen más o menos), lo bien que está hecho, y sobretodo EL SOPLO DE AIRE FRESCO que suponen para nuestra maltrecha televisión… todos esos prejuicios irían cayendo uno a uno y…, los que “no las tenían todas consigo” DISFRUTARÍAN de un formato televisivo entretenido que serviría (está sirviendo) para dar testimonio de una PRECIOSA REALIDAD, la Vida Consagrada. La vida Consagrada como PEDAZO DE REGALO de Dios a la humanidad, como DON.

P3.JPGor suerte, ha sido así en la mayor parte de los casos… los miedos han ido dando paso a la alegría de ver a unas mujeres estupendas, generosas y muy DE DIOS; los recelos ante la cadena y el formato, han ido dando paso a la sorpresa y la gente poco a poco se va sentando menos tensa en el sofá de sus casas  a “a disfrutar ante la televisión como no lo había hecho EN AÑOS de un programa majo, majo” (como le decía a una amiga un sacerdote de 87 años el otro día).
Pero también los hay que siguen encontrando dificultades, ¡bendito sea Dios! de todo tiene que haber en la viña del Señor. Son cosas de cierta importancia: si el formato muestra la realidad de una vocación a la vida religiosa, si la televisión es sitio ese para mostrar algo tan íntimo como es la vocación, si se trata de algo “verdadero o forzado”… exactamente los mismos “contras” que encontré en los “foros e contra el formato original americano”.

No digo que no sean cuestiones que no haya que tomar en consideración, ya os digo… ¡YO LO HICE! Pero digo que MERECE LA PENA, que las “licencias de la tele”, en este caso, MERECEN LA PENA. Que el formato televisivo es lo que es… porque, de otro modo, no se hubiera hecho. Nadie ve documentales sobre monjas todos los días en televisión, ni siquiera los que nos decimos católicos comprometidos. El formato TIENE QUE SER ATRACTIVO para el común de los mortales, si no… ni vende… ¡ni se ve! Y a nosotros lo de que “venda” nos da igual, pero lo de QUE SE VEA ¡no!

Confieso que esta situación me da cierta pena… porque precisamente los católicos, los que tanto nos quejamos de lo que se ve o se deja de ver en televisión, deberíamos ESTAR FELICES y convencidos de que ES LO MEJOR QUE SE HA VISTO EN UNA TELEVISIÓN GENERALISTA, EN UN HORARIO DECENTE, EN AÑOS (como decía este buen sacerdote de 87 años). Que hay matices, que pudiera haber “algún pero”, VALE LO ACEPTO, PERO…. CON TANTO “de bueno”, que MERECE LA PENA.

Las chicas son reales, buenas chicas y chicas en búsqueda (eso, os lo garantizo yo), las religiosas SON GENIALES y ,además, oiremos hablar, y mucho, de Dios.  Algunos se reirán, otros pasarán, a otros les hará cuestionarse y a unos pocos (o muchos, eso no lo sabemos) les tocará el corazón.

Dios se sirve DE TODO, también de lo malo, PERO… SI ¡¡ENCIMA ES BUENO!!

Confiad en la buena voluntad de las cinco chicas, que no es otra que ¡MOSTRAR LO QUE SON Y LO QUE SIENTEN!

Confiad en la buena voluntad y el saber hacer de las religiosas, que no es otra que ¡MOSTRAR LO QUE SON Y LO QUE SIENTEN!

Confiad, por qué no, en la buena voluntad de la que subscribe, que NO ES OTRA que ¡MOSTRAR LO QUE ESTAS MUJERES, TODAS, SON Y SIENTEN! ¡SU PRECIOSO TESTIMINO DE VIDA!

Y, por último, CONFIAD EN DIOS… Estoy convencida (porque hay mucha, mucha oración tras este proyecto) de que …,ENTRE LAS CÁMARAS, ESTABA DIOS.

 

 

Yo soy el buen Pastor y la puerta de las ovejas

Jesús nos habla hoy de cómo Él, “Buen Pastor” da la vida por sus ovejas. ¡Qué regalo y qué maravilla! Nos conoce a cada uno íntimamente, como la palma de sus manos, y nos ama tan profundamente que entrega su vida por nosotros.
“Mis ovejas escuchan mi voz” ¡Qué bonita definición! Hoy se nos invita a estar muy atentos a Cristo, a su voz, a sus llamadas que a cada instante, nos dirige. No creemos en un muerto. Cristo está vivo, resucitado; más aún, está presente, cercano, camina con nosotros. Se trata de escuchar su voz y de seguirlo, de caminar detrás de Él siguiendo sus huellas.“Yo las conozco y ellas me siguen”. Jesús nos conoce, nos sigue, nos ama. Conoce como somos. Conoce nuestra vida entera, toda nuestra historia.
maxresdefault (1).jpg¿Vivimos apoyados en Cristo que nos ama como somos? Hoy se nos llama a despertar nuestra capacidad de escuchar a Jesús. Desarrollar nuestra sensibilidad para captar su palabra con la frescura y el amor con que nos la dice y experimentar la alegría de su Buena Noticia. Pero no basta escuchar su voz. Hay que seguirle. Esta es la aventura a la que estamos llamados como verdaderos cristianos.
Bien sabemos que seguir a Jesús es aceptar su forma de vida, sus sentimientos, sus criterios, su manera de ser, de pensar, de hacer y de amar. Es aceptarlo y acogerlo a Él como Persona viva, amabilísima, presente y actuante, manteniendo con Él una relación íntima, confiada y gozosa. Pero nosotros, abusando de la libertad – don suyo – abandonamos muchas veces a nuestro Buen Pastor y nos extraviamos con el riesgo de perdernos nos solo nosotros sino a los que nos rodean ¡Qué tremenda responsabilidad!
Por eso nuestra primera tarea y compromiso consiste en estar muy unidos a Cristo, vivir de Él y con Él para generar el amor suyo en los demás. En eso consiste el éxito de nuestra vida y de nuestro trabajo como cristianos y como dice el Papa hay que “oler a oveja” y a la vez “ser buen olor de Cristo”.
A cada uno de nosotros Dios nos ha asignado una “parcela de su misión, para “pastorearla”, empezando por nuestra propia familia, y colaborar con Cristo en su salvación, mediante una fuerte intimidad con Él mediante la oración, el sufrimiento ofrecido, el testimonio, la palabra y la acción.
Que felices hoy podamos decir: Buen Pastor, hazme escuchar tu voz todos los días, que tu voz resuene en mí, como música de fondo, todos mis instantes. Dame conocerte como soy conocido. Dame poner mis pies sobre tus pisadas de compasión y de amor. Dame entrar en ti y contagiarme de tu modo de pensar, sentir y amar. Dame saber cuidar a quienes tú has puesto en mi vida. Dame ser puerta y puente y camino para que lleguen a ti, y para que sean felices con esa vida abundante que quieres regalar a todos.
Sor Francisca Sierra

DONDE JESÚS SE DEJA VER

 

En el Evangelio de este domingo, reparamos en varios temas, todos ellos de gran calado.

El Resucitado había comisionado a las mujeres para dar la más grande noticia de la historia: “He resucitado. Id a decirle a mis hermanos que vayan a Galilea, allí me verán” (Mt 28,10)

Los discípulos, siguiendo las indicaciones del Maestro,  marchan al lugar indicado. Estaban a la orilla del lago de Tiberíades esperándolo. El Maestro aparece pero no lo reconocen.

Galilea es la región donde Jesús desarrolló la mayor parte de su vida pública:

  • En Caná, un pueblo de Galilea, en una boda, realizó su primer milagro (Jn 2,1)
  • En dicha región, pronunció su discurso programático: las Bienaventuranzas (Mt 5,3-12)
  • Y fue allí donde hizo andar a paralíticos, dio vista a ciegos, habla a  mudos…

Otro importante tema es la rehabilitación de Simón Pedro:

  • Pedro y los demás, aburridos, deciden ir pescar y cosechan un rotundo fracaso.
  • El Señor aparece, lo descubre Juan por la especial amistad que le profesa: “es el Señor”
  • Ante la presencia del Resucitado Pedro se siente desprovisto (“desnudo”), pero se arma de valor y se dispone a servir hasta dar la vida, como su Maestro (“se ciñe la cintura y se lanza al agua”).
  • Expresa así su arrepentimiento y su amor al Maestro, ahora sin fisuras: “tú que lo sabes todo, sabes que te quiero”. Ha entendido que sin Él nada puede.
  • Jesús le hace comprender que para poder realizar la misión que le ha encomendado de cuidar la comunidad, hay dos condiciones indispensables: la adhesión a Él y la ejemplaridad de su vida (“¿me quieres más que estos?”).

Finalmente está el tema de la misión:

  • Los discípulos eran siete. El siete es símbolo de totalidad. Quiere ello significar que la llamada a evangelizar afecta a todo seguidor de todo tiempo, condición o estado: La comunidad evangelizada se torna evangelizadora.
  • Es vital seguir las indicaciones del Maestro: (“echad la red a la derecha”).
  • Y la red salió repleta de peces (“153”). El número evoca plenitud y universalidad

En conclusión:

El Resucitado nos ha dejado dicho dónde y cómo se hace presente:

  • donde la necesidad de la gente apremia,
  • la comunión fraterna es una experiencia de vida
  • y la amistad con Él la razón primera y última de lo que se es y lo que se hace

 

Hermana Josefina Peñas

Franciscana Hospitalarias de Jesús Nazareno

FELICES LOS QUE CREEN SIN HABER VISTO

“¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis!”, ha dicho Jesús (Lc.10, 23). A los discípulos que acompañaron al Maestro durante su vida pública Lucas los llama “testigos de los acontecimientos que han tenido lugar entre nosotros” (Lc.11,1-2), son bienaventurados porque han visto. Entre ellos está también Tomás.

“Felices los que creen sin haber visto”. Felices, si somos testigos de la vida frente a los poderes de la muerte.

estar-felizFelices, si somos testigos de esperanza y creemos que en el compartir el don de la vida nos solidarizamos con la defensa de la vida y los derechos de los más pobres.

Felices, si tenemos los mismos sentimientos de compasión y de misericordia, si vivimos ese encuentro con el Resucitado y sabemos encontrarlo en el encuentro con nuestros hermanos.

Hoy nosotros, que creemos en la Resurrección de Jesús, ¿cómo podemos mostrar a la Humanidad aquello que los discípulos trataron de anunciar a su compañero Tomás?

Somos los testigos de que, aquello que aconteció en Jesús, también nos ha sucedido a nosotros: el odio, la oscuridad, la violencia, el miedo, el rencor, la muerte… es decir, el pecado, no tienen ya la última palabra.

Cristo ha resucitado y en Él han sido muertas todas nuestras muertes. De esto somos testigos.

¡Esa es nuestra alegría, nuestra felicidad!

Y por eso, a pesar de todas las cicatrices de un mundo , insolidario, violento… nosotros decimos: “¡Hemos visto al Señor!”

Ojalá nos llenemos de alegría, como aquellos discípulos, al ver en nuestra pequeñez las señales de la victoria pascual y, como Tomás, digamos también: “¡Señor mío y Dios mío!”.

Hermana Ángela

@aniuska_aponte

Franciscana de la Inmaculada