¿Y si… el “bolsillo”es el tuyo?

¿Quién es el verdaderamente rico? No hace falta ser muy elocuente para darse cuenta de que nuestra sociedad ahora, especialmente en algunos lugares del mundo, muy localizados por cierto…, existe un anhelo de riqueza material y de un estatus adquirido de bienestar que dista mucho de lo que está viviendo y está al alcance de la mayoría de personas en nuestro mundo. Y esta realidad no es nueva… bien la conocemos y parece que nos estamos acostumbrando a ella…

daviniaPero… ¡Qué locura! Unos se afanan por tener y acumular… y a otros no les llega ni para el día… ¿Cómo resolver esta situación? ¿Realmente queremos cambiar nuestro mundo? Estoy segura de que todos queremos que el mundo mejore y que todos los bienes estén bien repartidos… de verdad, no me cabe la menor duda de que así es en la mayoría de personas. Sin embargo, la cosa cambia cuando, en ese reparto equitativo… por el bien común, se ve afectada nuestra “riqueza”, por muy pequeña o grande que sea… Al final acabamos pensando que sí, está bien, pero no con lo mío, ni que me lo toquen mucho… mejor que sea de los demás, que sea de lo que cobran los que más tienen, los gobernantes que se rebajen los sueldos, etc. Y esto está bien… pero nos tiene que “doler” el bolsillo a cada uno, como una campaña de Cáritas nos proponía hace unos años.

Por ello, me vuelvo a cuestionar… ¿de verdad queremos cambiar el mundo? Porque lo que está claro es que para que haya cambio tiene que afectar al “bolsillo” de cada uno, empezando desde lo pequeño.

Apostemos por una cultura del bienestar común, de cuidar nuestro mundo, cuidando lo que tenemos y compartiéndolo. Aprovechemos lo que tenemos… y busquemos juntos el sueño de Dios que es el Reino.

Tengamos en cuenta lo que le pasa al hombre que Jesús presenta en la parábola… ¿será que nos puede pasar? Alerta a nuestras “riquezas”, que por poco o mucho que sea, se nos puede pegar el corazón a ellas, y olvidar que nuestra vida depende de Dios y que no sabemos el día ni la hora de nuestro encuentro con Él. Acumulemos riquezas en el cielo… Estas sí son las verdaderas, las que dan felicidad.

Atrévete a buscar primero el reino de Dios y su justicia… y lo demás vendrá por añadidura.

Davinia Martínez Sempere @Davinia_mss

Misionera del Santísimo Sacramento y María Inmaculada

http://www.misionerasdelsantisimosacramento.org

Anuncios

Buscando y encontrando… ¿este verano?

Estamos en verano y puede que nuestra búsqueda se haya intensificado con convivencias, peregrinaciones,experiencias reales…

Pide, no tengas miedo de pedir que el Señor te muestre el camino que has de seguir porque ÉL dijo “pedid y recibiréis”, ” buscad y encontraréis “. ¡¡Pues ya está!!,  si buscas, el Señor te dice que lo vas a encontrar. Ten paciencia.

fe6626b5-f576-46f0-bd5b-b9ac4a75c895.jpg¿Será que en esa experiencia, que has vivido o vas a vivir este verano, esté el Señor esperándote con los brazos abiertos, para decirte ” venga, no le des más vueltas, eres precios@ a mis ojos y yo te amo”?

¿Qué? ¿Qué no sabes hablar con Él? Mira, escucha lo que te dice a ti, repite una y otra vez… “hágase tu voluntad ” y todos nos uniremos a ti en la oración del padrenuestro, pidiendo que te de la fuerza para dar el paso definitivo en tu vida. NO TENGAS MIEDO.

Madre Elena Herrera de San José

Madres de los Desamparados y San José de la Montaña
@quierosermd

“Andas inquieta y nerviosa”

“Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas”.

“Inquieta”, “nerviosa”, “con tantas cosas”… creo que cada una de estas palabras me definen a la perfección… definen casi casi cada uno de los momentos de mi día a día y del día a día de muchas de las personas que tengo a mi alrededor.

Parece casi imposible hacer un alto en el camino, detenerse y…mirar… mirar a nuestro alrededor a ese “alrededor” que REALMENTE IMPORTA y, también, mirar arriba, más allá de nuestras preocupaciones, mirar a Quien tiene en Sus manos tu DESCANSO, TU PAZ.

Sin título-6Aun sabiéndolo, estamos tan acostumbrados a CORRER, a LAS PRISAS… que casi casi nos sentimos más cómodos en ese estado de “agitación permanente” porque, posiblemente, si nos detuviésemos el tiempo necesario, nos encontraríamos con nosotros mismos,  nos encontraríamos con esa “búsqueda” interior que nos da “no sé qué” afrontar. Nos encontraríamos con lo que somos, con lo que tenemos y con lo que NO TENEMOS. Somos conscientes de que  “María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán”, somos conscientes de que… También nosotros podríamos hacerlo.
María se ha dado cuenta de que la “agitación” (que no el trabajo), de que el “nerviosismo” (que no el servicio) no conducen a la única cosa que es “necesaria”, la única que NADA te quitará. María se ha sentado con Él, consciente de que lo demás puede esperar… de que la ocasión es única y que no se terminará el mundo por dejar alguna cosa para después.

Siéntate, encuéntrate con Él, DESCANSA… porque, lo demás, aunque no lo creas… puede esperar.

Noemí Saiz @buscoalgomas

www.buscoalgomas.com 

Los Tres Pies del Gato

Siempre buscando los tres pies al gato. ¿Acaso no sabía que debía hacer para ganar la vida eterna? Para hacerse el interesante, o tener algo a preguntar; a veces hacemos preguntas para quedar bien y no comprometernos. Pero le salió mal. Porque el Señor que ve en el interior de los corazones le hace responder a él mismo. Y eso ya le compromete.

Como quien no dice nada, para arreglarlo, y no verse comprometido por ese: Haz esto y vivirás, le pregunta a Jesús quien es su prójimo. Como si no lo supiera. Pero hoy me pregunto yo cuántas veces no he hecho la misma pregunta a Jesús, aún sin formularla con los labios. Cuántas veces no quiero ver que la pesada de turno que me toca al lado, ese es mi prójimo. Que sea pesada no me justifica.

Quien murmura de mí, quien es egoísta, quien no me deja hablar, quien piensa distinto, quien siempre quiere tener la razón (con lo que a mí me gusta que me den la razón), ése es mi prójimo.

Y hoy Señor, 13567517_267035760338924_7294606499529673129_n.jpgante ti, debo confesar cuantas veces he pasado de largo. Como el sacerdote,  o como el levita. He pasado de largo, no parándome a escuchar, no queriendo abrir mi corazón a sus razones, no aceptando opiniones contrarias a las mías.

Pero más grave Señor, también he pasado de largo de los que sufren; ya sé que sin querer, pero lo he hecho. Porque cuántas veces la gente que anda pidiendo en la calle más que limosna necesita que alguien los ayude, los escuche, les diga dónde ir, o dónde comer. Suelto mi moneda, que no es como la de la viuda pobre, porque es la moneda que me sobra, y me quedo tan tranquila. Debería darme vergüenza. Tú viniste por los pobres, los pecadores, los más deshechos. Y yo, mirando para otro lado.

Y no solo esos. ¿Qué sé de mis vecinos? De sus necesidades, de sus preocupaciones, de sus hijos, del trabajo, de los estudios. De su corazón.

¿Qué sé, Señor, de toda mi familia? De sus sentimientos, de su vida de oración, de sus necesidades afectivas. Porque me puedo preocupar por los pobres de la calle, los enfermos del Cottolengo, etc. y olvidarme que los que tengo al lado están sufriendo, con o sin razón, pero sufren. Quizás han sido “apaleados” por la vida, quizás no han encontrado el cariño que esperaban, quizás no los he escuchado lo suficiente. ¡Hay tanta vida rota por el camino!

Y luego decimos de los jóvenes. ¡Pues anda que los cuarenton@s, cincuenton@s, etc.!

Para todos hay.

Hoy, Señor, me doy cuenta de que el mundo mejor lo construimos cada día, poco a poco, con los que tenemos cerca, porque irradiando bondad y amor, se construye un mundo en paz y justicia. Haciendo de samaritanos, poniendo nuestras manos y confiándote a Ti, Señor, los resultados. Ese es nuestro granito de arena en la construcción de Tu Reino.

¡Que seas un buen@ samaritan@!

Sor María Trinidad

Monasterio de Santa María de Refet – Orden de San Jerónimo

Facebook

Mivocacion.net

¡¡PONTE EN CAMINO!!

¡Ponte en camino! La mies es abundante y los obreros son pocos. ¡Ven y camina conmigo! Yo te envío ¿Qué te retiene? ¿A qué tienes miedo?  ¿Quién te lo impide?

¿Tu fragilidad? Te envío como cordero en medio de lobos, te envío en fragilidad y mansedumbre, Yo seré tu fuerza.

¿Los demás? ¿El qué dirán? Te voy a dar poder para pisotear serpientes y escorpiones, si confías en mi, ningún ejército enemigo te podrá derrotar.

¿La soledad? Irás de dos en dos, en comunidad y formarás parte de la gran familia de la Iglesia

¿Te preocupa si serás capaz? No busques seguridades en Ti, ni talega, ni alforja, ni sandalias… Yo soy Tu salario, tu  garantía, tu recompensa, Tu alimento, Tu sostén, Tu fuerza ¡Yo cuido de los míos!

TREN REDES copia¡Ponte en camino! Volverás contento, contenta. Tu alegría será más de lo que esperas, más que curar enfermedades, aliviar soledades y tristezas, luchar contra las pobrezas, expulsar demonios, soltar cadenas, devolver dignidades, generar vida nueva… Tu alegría será más que anunciar con tu vida y tu palabra que Reino de Amor que está cerca. Tu alegría seré Yo, Será tu nombre y tu vida habitando el cielo.

¡Ponte en camino! ¡No te detengas!. Te nece
sito. La mies es abundante y los obreros son pocos.

Inma (Comunidad Villa Teresita)

inmasolerg@yahoo.es/ 660121398                                                                                                       http://www.villateresita.org