“¡No quiero!”

“Hijo, ve hoy a trabajar en la viña.” …  “No quiero.” (Mt, 21, 28-32)

Qué poco me gusta esta respuesta.  No, no hay más, NO QUIERO… Sin explicaciones, sin medias tintas. ¡No y PUNTO!

Resultado de imagen de noSin embargo al Señor no le asusta… lo comprende. A veces cuesta decirle que sí, aunque sepamos que lo que nos pide SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE es por nuestro bien, por nuestra felicidad… Decimos ¡¡NO!!

No pasa nada, Dios seguirá ahí si decides recular… si decides echar marcha atrás. No te recriminará nada cuando POR FIN vayas. ¡Cuántas personas dijeron que no inicialmente a una llamada, por ejemplo, a la vida religiosa… y, finalmente, dándose cuenta de que su felicidad estaba ahí… decidieron ir donde el Señor les decía! Y hoy son FELICES.

No es el “NO”, EL “NO QUIERO”, lo que molesta a Jesús… Le molestan las buenas palabras, cuando le decimos que cambiaremos, que pasaremos más tiempo con Él y luego… mil excusas, mil cansancios… mil ocupaciones… “nos lo impiden”, Y ¡¡NO CAMBIAMOS!!

“Voy, Señor”.” Pero no fue” (Mt. 21, 28-32)

Cuántos jóvenes vienen a www.buscoalgomas.com pensándose llamados, buscados… interpelados por Dios para un cambio, para dejarlo todo y SEGUIRLE. ¡CUÁNTA ILUSIÓN EN SUS PALABRAS, EN SUS MENSAJES, EN SUS CORREOS!  ¡¡Cuánto de Dios!!

Cuánto de Dios que… que se evapora…  que desaparece ante … mil “disculpas”, mil “problemas” … muchos de ellos incluso reales pero… ¿prescindibles? Creo que muchas veces sí.

Hoy me digo y te digo que no hay momento perfecto para ir al “trabajar a la viña”, pero todos los momentos lo son si son por Dios.

www.buscoalgomas.com

Anuncios